Blog

¿Son indispensables las salidas para tu peludito?

¿Son indispensables las salidas para tu peludito?

Los paseos son fundamentales para brindarle bienestar a los animales. Como animal sociable, tiene que reunirse con otros seres vivos y explorar un territorio. Si vive en un departamento o una casa, dar un paseo de cinco minutos por las mañanas y las noches no es suficiente aún si tiene a su disposición un jardín durante el día.

Una hora de caminata todos los días le permitirá hacer sus necesidades, gastar energía y sociabilizar con los demás perros de la cuadra. Lo ideal sería llevarlo a pasear sin correa lejos de caminos transitados por vehículos. Cada fin de semana, una larga salida  de dos o más horas de duración en los parques, permitirá que el perro tenga un cambio de su entorno cotidiano. Un animal de edad avanzada o enfermo se alegrará con tener una caminata dos veces al día. Para un perro de caza como el Border Collie, la carga de ejercicio diario necesario para su adecuado desarrollo será muchísimo mayor.

Un perro bien entrenado debería ser capaz de caminar con correa y, si se desata, volver con su dueño pronto como se de el comando. Si no es así, los clubes de adiestramiento canino ayudarían para inculcar estas bases de entrenamiento.

Después del paseo

Al regresar de un paseo, el perro debe ser revisado, en verano se debe comprobar si las almohadillas plantares no han sido dañadas por cualquier cosa punzante o cortante (clavos, piezas de vidrio, etc.). También se debe comprobar que espigas no se queden atascadas en los espacios interdigitales o en los oídos. Procedentes de las gramíneas como  la mayoría de las plantas de pradera, las espigas tienen la forma de arpones microscópicos que se incrustan en los tejidos que encuentran y generan graves lesiones. En invierno, si el perro ha caminado sobre la nieve, los riesgos de grietas en las almohadillas plantares son altas, debido a la agresividad de las sales depositadas en las carreteras. Las patas deben ser enjuagadas con agua tibia.

Las orejas son el lugar favorito de las espigas. Se deben quitar del conducto auditivo (si ya han llegado allí) con unas pinzas. Esta maniobra delicada es a menudo dolorosa y  en ese caso requiere una visita al veterinario. Se recomienda afeitar la cara interna de las orejas caídas en primavera para evitar que las espigas estén en contacto directo con ellas.

En regiones afectadas con garrapatas, se debe revisar que el perro no tenga garrapatas, ya que estos parásitos pueden transmitir enfermedades graves como la piroplasmosis, erliquiosis y babesiosis.

En verano, si al perro le gusta bañarse ya sea en un río o en agua de mar, es recomendable enjuagar y secar su pelaje ya que las partículas se depositan en el pelo pueden ser irritantes.

 

Fuente: www.royalcanin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *