Blog

Los cinco sentidos de tu gato. ¿Cómo funcionan?

La naturaleza ha equipado a tu gato con poderes especiales refinados para poder perseguir, cazar y sobrevivir a lo largo de las generaciones. Hay cinco sentidos que definen a tu mascota como un gato y cada uno juega un papel importante en cómo perciben el mundo.

 

Pueden escucharlo todo. Hay muchos sonidos que están más allá de la capacidad de tus oídos, pero tu gato los capta sin problema. Los gatos escuchan incluso mejor que los perros. Un rango de 48 HZ a 85 kHz proporciona a los felinos uno de los rangos de audición más amplios entre los mamíferos.

Olfato privilegiado. El sentido del olfato de tu gato es fundamental para aprender sobre el medio ambiente. Alrededor de 200 millones de células sensibles al olor se encuentran en la nariz de un gato doméstico. Para que te hagas una idea, los humanos solo tienen cinco millones. Los gatos no solo usan su nariz para olisquear la comida, también confían en este sentido para comunicarse entre ellos.

Manteniendo el contacto. Bigotes y patas hacen el trabajo de investigación en el entorno de un gato. Los gatos tienen bigotes en la parte posterior de las patas delanteras, además de en su cara. Usan estos bigotes para sentir los objetos que los rodean y determinar ciertas cosas, como si pueden escurrirse a través de una abertura estrecha. Ciertos bigotes ayudan a los gatos a encontrar a sus presas con poca luz.

Vigilando el entorno. La vista de tu gato es extraordinaria, especialmente la visión periférica. Las pupilas de un gato pueden dilatarse más para capturar una vista panorámica del paisaje. También son especialistas en detectar movimiento, un rasgo perfeccionado a lo largo de miles de años de caza. Sin embargo, es interesante observar que los gatos tienen un punto ciego justo debajo de la barbilla. A pesar de su vista asombrosa, literalmente pueden pasar por alto algo que está a su alcance.

El gusto no lo es todo. Hay una razón por la que los gatos no necesariamente comen cualquier alimento para gatos que pones delante de ellos. Solo tienen alrededor de 470 papilas gustativas. Eso suena mucho, pero si lo comparamos con tu propia boca que incluye más de 9.000, es muy poco.  Los gatos no solo tienen menos papilas gustativas, sino que tampoco son tan sensibles. Es por eso que confían más en su sentido del olfato cuando se trata de elegir comida.

Fuente: www.hillspet.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *